Diálogo con Agustina Barros sobre las áreas naturales protegidas de Mendoza – Parte I

By 4 septiembre, 2011Entrevista

Agustina es una copada. Siempre me pareció en todo sentido una de las personas más valiosas que han salido de Gestión Ambiental en la Universidad de Congreso. Siendo una novata profesora fue una una de las mejores que he tenido allí, y a su joven experiencia suma ya una Maestría en manejo de vida silvestre, dos años trabajando en Nepal para la ONG internacional Mountain Forum, cuatro años en la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza trabajando en sistemas de áreas protegidas, y dos elaborando su tesis doctoral en Australia sobre los impactos ambientales en el Parque Provincial Aconcagua.

Preocupado por la situación de las áreas naturales de Mendoza fui al CONICET a hablar con ella, una de las principales referentes locales en el tema.

Agustina, ¿cual es tu opinión con respecto a la gestión y manejo de las ANP’s de Mendoza?

“Yo creo que al igual que todos los organismos del gobierno en lo que es sobre todo la parte ambiental no hay una política de estado donde se procure el financiamiento necesario y la seriedad para manejar los recursos. Si vos ves la Secretaría de Ambiente es un área que no tiene mucho personal profesional. Siempre la mayoria de los directores han sido directores políticos con poco conocimiento técnico, nunca se han armado buenas secretarías técnicas y eso es lo que se ve reflejado. Tenés un montón de guardaparques en los parques, el área de guardaparques ha crecido un montón porque han tenido la fuerza política necesaria a través de la Asociación de Trabajadores del Estado donde han podido acceder a ser planta permanente y demás, pero digamos que por un lado está el plantel de guardaparques que va creciendo pero no crece acompañado de una buena infraestructura, de buenos planes de manejo, de buenas guías de cual debe ser el trabajo en el campo. No hay una dirección de cual es el trabajo en el campo, cada cual hace lo quiere, como puede, como le parece mejor, no hay líneas claras. Y por el área técnica son cuatro técnicos que tienen que hacer desde resoluciones, dictámenes, salidas de campo, organizar talleres, capacitaciones y demás, con muchas áreas protegidas, con mucha complejidad.

Quienes están en las jefaturas a cargo no tienen las herramientas necesarias ni el presupuesto necesario para gestionar como se deben gestionar las áreas protegidas. Hoy por hoy las áreas protegidas viven del autofinanciamiento de Aconcagua, que eso depende de si vienen turistas o no, y que a la vez cada vez se exigen cada vez más servicios dentro del parque, por lo cual aumentan cada vez más los costos del parque por lo que queda muy poca plata para el mantenimiento del sistema y para cuestiones básicas, nunca se ha apuntado a buscar financiamientos externos y desde que está el financiamiento 130 no hay financiamiento desde el gobierno provincial hacia las áreas protegidas. No hay una cuantificación de los recursos que estamos protegiendo, sobre todo los recurso hídricos, el tema de glaciares, el tema de la vegetación como fijador de suelo, un montón de recursos ambientales que se deberían cuantificar para poner en valor las áreas protegidas y que tengan un presupuesto dotado y que se puedan contratar más técnicos con calidad técnica para que puedan hacer buenos planes y una implementación de esos planes también.

Yo creo que por ahí va la cosa. Hoy por hoy hay directores no tienen el conocimiento técnico apropiado para planificar, no hay reglas claras, no hay financiamiento, no hay organización, está bastante mal el sistema desde mi punto de vista. Necesitamos dirigentes con capacidad tecnica-politica”