Educación Ambiental obligatoria en las escuelas a partir del 2013

By 15 noviembre, 2012Post

Vamos terminando el año en la escuela. Mientras esperamos sacar los mejores resultados de nuestros alumnos, bueno… de los que estudian, comenzamos a fantasear con las vacaciones, tiempo para poner las patas en remojo, en la acequia al menos, la pelopincho, la bañera o ni tanto porque seguimos en emergencia hídrica. La postal con la playa y las palmeras es apenas un almanaque para el bolsillo del maestro. Eso sí, esperamos con júbilo el próximo carnaval para chayarnos con las vecinas de al lado, esa alegría si que no nos la quita nadie, ni siquiera el excelentísimo Ministro de Educación de la Nación, Don Alberto Sileoni, anunciando “que hubo consenso para que el ciclo lectivo 2013 comience el 25 de febrero“. Todavía no sabemos bien a que se refiere con lo de consenso, pero estoicos los maestros argentinos dejaremos el pomo y las bombitas para reincorporarnos de lleno a la gesta educativa. Eso sí, me preocupa que con esto vamos a decepcionar a nuestra Presidenta con lo de los tres meses de vacaciones, pero confío que lo superaremos.

Ahora, con lo que vengo soñando desde hace tiempo, porque a los maestros jóvenes nos toca llevar adelante la vanguardia educativa y soñar en grande, por eso ya imagino el anuncio a toda pompa en diarios y noticieros: “Educación Ambiental obligatoria para el año que viene en todas las escuelas”. ¿No sería grandioso?

Pasan los años, pasan los nombres a cargo de las gestiones educativas y unos dicen -Más horas de matemática, otro año dicen -Más horas de Lengua, los alumnos deben trabajar en la comprensión lectora de los alumnos. ¿Pero acaso estas variantes hacen a los chicos más inteligentes? ¿Logran sacar todo su potencial? ¿Los dejan mejor preparados para la universidad o el ingreso al mundo laboral? Bueno, en eso literalmente estamos trabajando.

Pero, ¿y qué tal que todos los chicos aprendieran sobre un consumo responsable del agua?, que aprendieran a separar eficientemente los residuos en casa, que conocieran nuestras áreas naturales protegidas y como preservar nuestra biodiversidad, etc.

A Ken Robinson le encantaría. Y la verdad, ¿a quien no?

¿Qué dice usted, María Inés Abrile de Vollmer, se copa?

 

Foto: Screenshot de un video tomado por mis alumnas del año pasado de Ecología, Cintia Jara, Gisel Marcheti y Anabela Berdejo en el Centro Educativo ArcoIris del Barrio Campo Papa de Godoy Cruz que trabaja en la educación ambiental de los niños a partir de la disposición diferencial de los residuos.