La gestión de los residuos sólidos urbanos: desafío para la Ciudad de Mendoza

By 16 febrero, 2012Post

Problemática socio ambiental común a toda urbe, en la capital mendocina se genera el residuo más «rico», por lo que a la recolección municipal se le suma la de numerosos recuperadores urbanos que desde la marginalidad separan el material reciclable en una práctica que ha cambiado mucho con respecto a años anteriores pero sin avances en su inserción social.

Ya cada vez se ven menos cartoneros en bicicleta por la ciudad. Ahora la recolección informal se realiza en unas pocas viejas camionetas, algún auto a veces también, vehículos que no pasarían ni el menos riguroso de los controles de tránsito, que circulan a veces sin luces o patentes, y con altas emisiones de gases contaminantes, conducidos por hombres de mediana edad en compañía de chicos jóvenes y ocasionalmente mujeres embarazadas y niños.

Se ha visto también muchas veces la colaboración de los empleados municipales con los trabajadores marginales. Se ocupan lugares abandonados para la descarga del material residual por parte de los recolectores «oficiales» y la separación de cartones, principalmente, o de otros materiales reciclables por parte de jóvenes que los compactan y apilan a grandes alturas en las camionetas, sin la más mínima protección. Estos espacios suelen usarse temporalmente y se van cambiando luego de un tiempo. El edificio Presidente en construcción desde hace unos años de calle Rivadavia entre Belgrano y Perú, a dos cuadras de la Plaza Independencia, ha sido utilizado con estos fines.

Consultado sobre estos temas, el titular de la Dirección de Higiene Urbana del municipio, Contador Gonzalo Frigerio, asegura que es una de las prioridades para esta nueva gestión que están iniciando. Está en vista un plan integral de residuos pero al momento no se tienen novedades al respecto. Conscientes de la frágil situación con la recolección informal piden a la ciudadanía que denuncie a los teléfonos de la municipalidad por irregularidades de los servicios municipales de recolección.

Desde Oikos aseguran que algunas de estas empresas de gran generación de residuos han planteado al municipio sistemas de eficiencia para su reducción y tratamiento, propuestas que han sido rechazadas por el gobierno, quien le cobra una tasa especial por excedente y no estaría dispuesto a desprenderse de esta fuente de ingreso económico.

En la calle se habla de una “mafia de la basura”, con territorios (los grandes generadores de R.S.U.) defendidos a punta de arma, lo que termina de completar un panorama de compleja intervención.

Con la otra gran problemática ambiental del municipio como es el transporte, factor de tránsito, contaminación y accidentes, se están llevando adelante importantes iniciativas, como el primer tramo de la red de bicisendas que comienza a plasmarse sobre la avenida Juan B. Justo, o las propuestas de restricción vehicular que se están analizando.

Desde este espacio se abre, o continúa, el debate para la búsqueda de soluciones a este otro tema acuciante que nos concierne a todos como generadores de residuos. Ya hay antecedentes importantes, como los trabajadores del COREME (Cooperativa de Recicladores de Mendoza) que viene n trabajando desde hace años. Godoy Cruz por su parte ha elaborado un convenio con el grupo empresarial de Palmares Open Mall y Valos para la separación de los residuos por parte de la Fundación Coloba.

Es necesario involucrar al componente humano y fundamentalmente: educar.